Un estudio hecho recientemente en Australia dejó en evidencia el duro proceso de recuperación que atraviesan los bosques después de sufrir graves daños.

La aparición cada vez más frecuente de incendios forestales en el mundo es un hecho preocupante. La tierra y los bosques tardan unos cuantos años en recuperarse por completo y volver a su estado inicial después de estar expuestos a altas temperaturas. Ante esto el problema parece ser más grave de lo que parece, pues esos tiempos de recuperación podrían ser mucho más largos.

Así lo determinó un estudio hecho por la Universidad Nacional Australiana (ANU). Publicada en Nature Geoscience, la investigación señala que el accionar de los seres humanos en los bosques perdura de forma notoria. Así también lo expresó el lider del proyecto, Elle Bowd:

Descubrimos que tanto las perturbaciones naturales como humanas pueden tener efectos increíblemente largos en el suelo de los bosques, impactando en las comunidades de plantas y las funciones de los ecosistemas».

El estudio se centró en la vegetación de Mountain Ash (Australia). Allí se genera gran parte del agua que consumen los cinco millones de personas que habitan en Melbourne. En esa zona recolectaron más de 729 muestras de suelo de 81 puntos distintos expuestos a distintas amenazas. Así, descubrieron que el 99% de los bosques presentes fueron talados o quemados en los últimos 80 años.

Daño que perdura

Del análisis se dieron cuenta que su proceso de recuperación fue mucho más largo de lo que se pensaba. Lo cierto es que los bosques tardaron hasta unos 30 años de recuperarse de la tala. Además, en caso de haber sufrido un incendio, el tiempo fue de al menos unos 80 años. Esto contrasta con las estimaciones de entre 10 y 15 años que tenían los investigadores antes.

El gran tiempo de recuperación desde un incendio se debe a los grandes cambios químicos que se producen:

Los incendios pueden provocar que la temperatura del suelo exceda los 500 grados centígrados, lo que puede resultar en la pérdida de sus nutrientes. Además, la tala expone el suelo del bosque, lo compacta y altera su estructura reduciendo sus nutrientes vitales».

Los bosques tardarían mucho más de lo que creemos en recuperarse de serios daños como talas o incendios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *